14.02.2015
 

Para los amigos de los niños Bella Vista

 

El viaje a través de las montañas y luego hacia abajo hasta el lago de Atitlán por San Pedro es bastante ardua. La última parte de la carretera está casi lavada y el pequeño autobús se balancea alrededor de las curvas muy cerradas.

La primera vista del lago es casi una liberación - ¡por fin llegamos! Cada año, el lago de Atitlán se encuentra ante mí como un sueño. Sin embargo, esta apariencia es engañosa: hay cada vez menos peces en el lago, por lo que los pescadores con sus pequeñas embarcaciones de madera se ven privados de su existencia.

Cada año la plaga de algas marinas está aumentando - como muchos pueblos aún no cuentan con instalaciones de depuración! Y, además, el nivel del mar está subiendo. Los ancianos dicen que este fenómeno ocurre cada cincuenta años. Un pobre consuelo para los agricultores en la orillas del lago que perderán sus campos... En el pueblo de San Pedro se ha avanzado: motocicletas, camiones, vehículos de tres ruedas y taxis para los turistas. En cada segunda casa hay algo para ser vendido. Por lo tanto, cada día el ruido es cada vez más fuerte y las carreteras pavimentadas y caminos son ya muy estrechos para este incremento de actividades.

 

¿Qué hay de las faldas del volcán San Pedro? En las chozas pobres de los obreros y recolectores de café nada ha cambiado. Los padres de familia ganan alrededor de 50 quetzales (5-6 euros) al día, muchas de las mujeres venden hierbas, las tortillas o los pescados en el mercado y compran alimentos con el poco dinero que ganan.

Esto no es suficiente para una familia de cuatro a diez niños. Los niños suelen dormir sobre tablas de madera y no tienen suficientes mantas para enfrentar las noches frías.

Así que el desayuno escolar, que usted patrocina, ¡es una verdadera bendición para estos niños! Una cálida comida, sana a base de frijoles, huevos y queso o aguacates, tomates o salsa de carne picada, un té caliente o una bebida de avena. Las tortillas son traídos por los propios niños.
Así que gracias a sus patrocinios los niños Bella Vista tendrán su desayuno también este año. Empezamos a mediados de enero y esperamos financiar hasta el final del año escolar (finales de octubre).


¡Por favor ayudenos! Un desayuno por un año cuesta 100 euros, y en nombre de todos los niños les damos las gracias a todos los patrocinadores!

 

Los 30 alumnos, que han sido individualmente patrocinados, han pasado a la siguiente clase, la próxima vez estaré informando acerca de ellos.

 

Sorprendentemente nos dieron la siguiente buena noticia: ¡la comunidad de San Pedro construirá una nueva escuela primaria entre la plantación de café! Desde agosto,  nuevas y grandes aulas serán construidas y en unos tres meses la Escuela Bella Vista se moverá al nuevo edificio. Entonces esto será el final de la antigua instalación temporal, las paredes mohosas, la escasez de agua en la cocina y los baños, las goteras en los techos, donde el agua gotea durante la época de lluvias y las paredes de tablones por donde el viento soplaba constantemente. Ahora la nueva escuela tendrá suficiente luz y espacio para que los niños puedan aprender en un entorno agradable.

Toda la persistencia y esfuerzo en el proyecto de la Escuela Bella Vista, durante los últimos diez años, y al mismo tiempo, motivando a la comunidad de San Pedro para llevar a cabo estas obras, se han visto recompensadas: ¡los hijos de los recolectores de café en Bella Vista, el sector más pobre de San Pedro, tendrán su propia escuela! Parece un milagro para mí, ¡un verdadero éxito!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Por lo tanto, quiero agradecer a todos ustedes también en nombre de los niños Bella Vista y sus padres por su ayuda financiera durante este tiempo y su apoyo con sus oraciones - ¡Gracias desde el fondo de mi corazón! Sin ustedes y su ayuda esto nunca hubiera sido posible. Un agradecimiento especial a María Fritz, fundadora de la asociación 'Una escuela para nosotros en Guatemala' (Eine Schule für uns en Guatemala eV) por su incansable apoyo y también para Rosi Skopp de la Fundación Michael Skopp. También doy gracias a mi marido y mi familia por permitirme ir a Guatemala tantas veces. Juntos hemos logrado mucho. Sin embargo, todavía nos queda un parque infantil, una cocina y un campo de deportes. Hasta hoy, lamentablemente la comunidad de San Pedro se ha negado a dar dinero para eso. ¡Pero estoy segura de que encontraremos una buena solución!

Muchos saludos desde Guatemala,

Se despide cordialmente,

 

Jutta Christmann

P.S .: Por favor continúe apoyándonos para el desayuno!

©2015 Eine Schule für uns in Guatemala e.V.